Mujeres trans acosadas por grupos fundamentalistas
 
Santo Domingo 13 Jun.- El espacio de sociedad de civil en la 46 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) se tornó violento para las mujeres trans al punto que una activista chilena fue agredida psicológica y físicamente cuando intentó usar los baños en el Hotel Catalonia, una de las sedes para el desarrollo del foro hemisférico.
 
Este episodio de estigma y discriminación se vivió la tarde de ayer mientras se realizaba el conversatorio entre el Secretario General Luis Almagro y las representaciones de los grupos de sociedad civil, luego que por la mañana funcionaran las mesas de trabajo de derechos humanos, democracia y desarrollo, derechos de las personas LGTBI, derechos de las mujeres, poblaciones afrodescendientes, familia y trabajadores, donde en varias de ellas representantes antiderechos colocaron propuestas contrarias al SIDH.
 
Stacy Velásquez, integrante de la Campaña por una Convención Interamericana de Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos por la Organización Trans Reinas de las Noche (OTRANS-RN) de Guatemala, condenó la violencia ejercida contra su compañera trans de Chile.
 
“Lo que ha ocurrido ayer es un retroceso en materia de derechos humanos, las mujeres trans hemos luchado por estar en estos espacios que deben estar libres de estigma y discriminación. Pero es lamentable que se den estas agresiones contra nosotras”, sostuvo.
 
Relató que cuando la activista chilena se acercó al baño de mujeres fue impedida de ingresar con palabras agresivas y luego un hombre no identificado –y que el hotel no pudo encontrar en sus registros- la aprisionó fuertemente por el cuello. La reacción de las mujeres trans, activistas LGTBI y feministas resultó fundamental para liberarla y brindarle protección.
 
“Ella nos contó que una mujer gritaba hay un hombre en el baño, lo que es muy violento, porque ella es una mujer, una mujer trans, y no es reconocida. Cuando logramos rodearla se nos acercó un jovencito que nos decía que éramos escoria humana. Como puede acumular tanto odio a sus pocos años. Fue un hecho de violencia física y psicológica lo que vivimos ayer en OEA, y es inadmisible, intolerable”, afirmo.
 
Velásquez hizo un llamado a la OEA para que los mecanismos de participación de sociedad civil aseguren que estos garanticen el diálogo democrático y respetuoso entre las/os distintos actores para evitar que los grupos fundamentalistas violenten a quienes se niegan a reconocer como sujetos y sujetas de derechos.
 
En el diálogo con sociedad civil, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, tras condenar la matanza de Orlando que calificó como un crimen de odio, advirtió que un lenguaje discriminatorio en relación a las personas LGTBI genera violencia y que es necesario ser drásticos para cortar malas prácticas y desterrarlas.
 
Y preciso que el SIDH cuenta con instrumentos jurídicos a ser usados en la defensa y protección de los derechos humanos de la comunidad LGTBI. Cerro su intervención declarando: ¡ni una muerte más, ningún otro acto de violencia ni forma de discriminación!