El pasado 14 de marzo, vivimos uno de los feminicidios más atroces de las Américas. Marielle Franco, concejala del Partido Socialismo y Libertad de Río de Janeiro, fue asesinada a balazos en pleno centro de la ciudad.

Foto: www.infobae.com

Marielle Franco, era una mujer negra de 38 años, feminista, favelada, defensora de Derechos Humanos, socióloga, madre, luchadora y, además, lesbiana. Fue una luchadora comprometida, que denunció sistemáticamente la brutalidad de la policía militarizada en las favelas.

La Campaña por una Convención Interamericana de Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, hace un llamado a los Estados de América Latina y el Caribe para erradicar los obstáculos que impiden a las mujeres vivir en libertad; necesitamos una total visibilidad lésbica. Exigimos también, garantía de derechos para todas, todos y todxs y seguirá siendo nuestra obligación alertar sobre las violaciones a los derechos humanos, así como en relación a los posibles retrocesos institucionales y normativos.

Cabe resaltar que el 2017 en Brasil, fue un año preocupante para los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, pues 445 personas de la comunidad LGBTI fueron asesinados.

“Mataron a una de nosotras que luchaba por todxs, una lesbiana visible fue asesinada producto de su compromiso social por los Derechos Humanos. Las lesbianas latinoamericanas resistimos y reclamamos visibilidad en su memoria”, expresa Eugenia Sarrias integrante de la Coordinación de la Campaña y de Lxs Safinas, organización lesbofeminista de Rosario (Argentina)

Como Campaña nos unimos a las voces que hoy en Brasil protestan y gritan: “El luto se transforma en lucha” “Policía asesina, no nos va a hacer callar” o “Mujer guerrera que murió por el pueblo”.

Foto: www.infobae.com